Trabajando en Automoción – Maurici Revilla

Iniciamos una serie de artículos para sobre todo motivar a los indecisos y enseñar los distintos caminos que hay dentro del mundo de la automoción.
Esperamos que os gusten estas colaboraciones y si quieres contar tu historia, ponte en contacto y te buscamos un hueco, que seguro que ayuda a alguien :)

Hoy me han pedido que explique cómo llegué donde he llegado donde estoy ahora. No estoy seguro de que mi historia sea una historia ejemplar, ni de que haya llegado suficientemente lejos como para contarlo, pero es curiosa y si puede servir para animar a alguien… al menos romperé los esquemas del ingeniero típico estudiante ejemplar…

Así que empecemos: ¿Dónde estoy ahora?

Ahora mismo soy “Technical Leader” en el departamento de ingeniería de Bentley Motors en Crewe, UK. Mi función es encargarme de la refrigeración de los nuevos vehículos. Así pues, Radiadores, tubos, bombas, intercoolers y válvulas, son mi campo de trabajo.

Mi carrera como ingeniero empezó a los 16 años, (Todas y cada una de las decisiones que tome desde entonces, muchas de ellas a priori poco acertadas me han llevado donde estoy). justo después de abandonar primero de bachillerato y empezar de peón de mecánico (barrendero) en el taller de Nissan de mi pueblo. Desde pequeño, yo he sido de los de mamá yo quiero ser mecánico… y a los 16 años lo había conseguido. Sólo me importaba la moto, tener dinero para trucarla, las niñas y pegarme un par de fiestas…Así que cuando empecé en el taller, había alcanzado todos los objetivos de mi vida.


Por suerte para mí, mi jefe era todo menos bueno, y me dio tanta caña que descubrí que esto no era para mí.
A los pocos meses me volví a matricular en el instituto. Esta vez en un centro diferente, y con asignaturas que me despertaban algo más de interés… y trabajando a veces de forma continua y a veces de forma esporádica de mecánico y a trancas y barrancas me acabé aprobando, para después continuar en un ciclo formativo superior en automoción.

El ciclo me lo saqué con la gorra mientras trabajaba a tiempo completo en otros talleres, para acabar llevando la sección de electromecánica y accesorios en una de las más grandes concesiones de Mallorca.
Uno de mis jefes, descubrió que mi talento estaba en la diagnosis y solución de problemas eléctricos y electrónicos así como sus accesorios… La parte buena, es que no desmontaba motores ni hacía generalmente trabajos muy duros. La mala, es que realmente yo no tenía talento para la mecánica… y menos para la electrónica y mi vida era un calvario continuo.

Recuerdo unos días de crisis de “ya está, hasta aquí he llegado, esto es todo lo que puedo hacer. No puedo ascender más, tengo 23 años y he tocado techo”… y como todo momento clave en la en la vida de los hombres, ocurre por una chica… De alguna forma, entre una amiga y mi madre por separado, sin estar de acuerdo me picaron a la vez para que mandara una preinscripción para ingeniería mecánica.
Mi madre me prometió soporte económico si lo necesitaba y los resultados acompañaban, así que para hacerlos callar a todos rellené la preinscripción convencido de que no me cogerían. Además, tenía 23 años… estaba ya muy viejo para esto.

Me acuerdo del día en que me concedieron la plaza. Estaba debajo de una Ford Transit haciendo un mantenimiento (cosa que no hacía con frecuencia) y me acababa de caer todo el filtro de aceite encima. Iba negro, me había quemado, y mi dignidad estaba perdida por alguno de los fosos del taller. En ese momento sonó el teléfono. Me limpie las manos y miré el mensaje para ver que había sido aceptado en primera preferencia en la UPC para ingeniería mecánica en Barcelona.


No pudo llegar en mejor día. Si hubiera llegado en uno de mis días de creerme dios por arreglar cosas con la máquina de diagnosis no hubiera aceptado, lo habría ocultado… pero era un día de los que estaba quemado y recuerdo que llamé directamente a Air Europa para reservar un vuelo de ida y vuelta para ir a Barcelona el día siguiente y pasarme por la universidad. Aún no sé muy bien por qué. Creo que solo para hacerlo más real… en realidad no hice nada. Solo llegué allí, comprobé que estaba en las listas y hablé con la secretaria para saber exactamente que tenía que llevar el día de la matrícula. De esto hace 11 años y me acuerdo como si fuera ayer.

La carrera la saqué bastante bien. Tengo que decir que llevé una vida bastante acomodada, y que conseguí un trabajo bastante motivador a partir de segundo, lo cual fue clave en mis ganas de progresar y de acabar. Este trabajo fue en Sandvik Hard Materials… en la cuenta de automoción. Entré como ingeniero junior de producto. La verdad es que yo no tenía ni puta idea de nada, pero era el único del departamento que sabía lo que era un coche, así que mi background me dio algo de peso en el departamento. Por otro lado, mi jefe en ese curro fue el jefe perfecto que deberían tener todos los estudiantes cuando empiezan una carrera de ingeniería. Me dejó libertad para moverme por la fábrica, me dio peso en decisiones esperando que el resto de funciones me dieran soporte. Me enseñó a presentar y desarrollar una idea y a tener fe en ella… Si tu jefe en tu primer curro no te deja trabajar, deja el trabajo y busca otra cosa. Trabaja de gratis, haz lo que sea, pero este primer año de tu carrera profesional te marcará como ingeniero. Es tu responsabilidad enfocarlo correctamente.

Después de 3 años involucrado con Sandvik en los que llegué a trabajar incluso desde casa, se acabó cualquier tipo de trabajo para mí, pues la compañía estaba pasando por un mal momento económico. Coincidió que acabé la carrera a la vez que encontraba un trabajo de ingeniería en eficiencia energética.
Aquí no pondré la empresa, pues tengo poco bueno que decir. Vendíamos mucho humo, trabajábamos deforma rara, explotando subvenciones para intervenir empresas privadas. Nunca entendí muy bien ese modelo de negocio, pero nada es en balde. Allí aprendí a moverme bien entre rangos superiores, directores de fábrica, dueños de empresas grandes… y a vender. Vender humo, venderme a mí mismo. Por supuesto, en cuanto pude, me escapé de allí y me fui a SEAT. Como externo. Desde entonces Siempre he trabajado de externo, de consultor.

Estuve unos meses en calidad de vehículo completo en SEAT donde tuve mi primer contacto con un fabricante de vehículos, luego hice un año y pico de ingeniería de refrigeración y admisión en NISSAN. Tuve la suerte de estar al cargo de dos proyectos con proveedores pequeños que desarrollaban nuevas tecnologías. Así pues, aprendí un motón sobre intercoolers y radiadores… Aun así, mientras estaba en Nissan, pegué el pelotazo de mi vida. Lo que me ha hecho triunfar y lo que me ha permitido adquirir un importante bagaje sobre el funcionamiento de la ingeniería en el mundo de la automoción.


Una consultoría en crecimiento me necesitaba para ganar un contrato con Valeo, para estar de ingeniero residente en UK. Yo sabía que me necesitaban y de hecho no quería coger el trabajo, así que negocié muy duro y muy a la alza. Me cogieron y aunque a priori me moví por la pasta y aunque ese primer destino no parecía nada atractivo (nunca me han pagado tanta pasta por trabajar tan poco) con esta empresa pude despegar como ingeniero. Estuve unos meses en UK haciendo este trabajo para Valeo y volví a España.

Aquí empecé una época de saltos entre empresas donde conseguí esos puntos que me llevarían hasta mi actual situación.
Estuve de ASQ en Faurecia durante un Año y medio, visitando proveedores, haciendo mejora continua, aprendiendo un montón sobre plástico, inyección, procesos, desarrollo de conceptos, trabajo “just in time”… y luego volví al mundo del Cooling durante un año y pico en Valeo. Haciendo I+D en su centro de desarrollo de Zaragoza, donde aprendí un poco más sobre cómo funciona un proveedor de desarrollo y algo más sobre cooling.

Justo aquí mientas estaba en Valeo, parece que me consolidé como ingeniero especializado en refrigeración pues fue cuando Bentley se interesó por mí, y aquí es donde estoy ahora. que como decía al principio soy “Technical Leader” en el departamento de ingeniería de Bentley donde mi función es encargarme de la refrigeración de los nuevos vehículos.

Queremos dar las gracias a Maurici por haber dedicado este tiempo a contar su historia, para que sirva 
de ejemplo, y si tenéis curiosidad, os dejamos el link a su blog, donde muestra sus aventuras en Inglaterra.

https://newlifeinukblog.wordpress.com/

Y como decíamos al principio, si quieres contar tu historia, solo tienes que 
ponerte en contacto con nosotros :)

Deja un comentario