Todo sobre los separadores

Este tema resulta más controvertido que la película a la que hacemos alegoría en el título de la imagen. Hoy vamos a despejar las dudas de qué son, por qué, para qué usamos los separadores, cuáles nos interesan, y cuáles no. Pero empecemos por el principio.

system1_ad_l


¿Qué es un separador?

Es una pieza metálica (normalmente de aluminio) mecanizada de forma cilíndrica, del diámetro del buje, y “altura” [o en este caso, anchura] determinados. Se coloca entre la llanta y el propio buje (donde normalmente se apoya la rueda en la suspensión) separándolos esa misma altura o distancia que a partir de aquí llamaremos espesor.

separadores-llantas-scc-sist-2-2019892z1


¿Por y para qué se usa un separador?

Para separar el conjunto llanta-neumático del buje para adecuarlo por, básicamente, dos tipos de necesidades dinámicas que se pueden dar por separado o conjuntamente:

  • Dinámica: Con un separador en cada rueda de un eje aumentamos la anchura del mismo, provocando un cambio del comportamiento bastante significativo del coche.
    Hablábamos de este tema la semana pasada, pero en resumidas cuentas, un eje estrecho será más propenso a girar rápidamente, con más nervio, y uno más ancho, tendrá más estabilidad, pero será más torpe, menos vivo. Ambas opciones tienen ventajas e inconvenientes dinámicas que has de tener en cuenta a la hora de cambiar el ancho de vías.
    No olvides tampoco que, al ensanchar un eje, aunque ganes un poco en estabilidad, al hacer más brazo de palanca, la suspensión está haciendo un esfuerzo mayor en curva, por lo que también dará la sensación de que el coche tiene una mayor inclinación lateral. Es necesario estudiar si es necesario reforzar algún elemento de la suspensión que tenga un exceso de carga y, además, si también es necesario compensar este efecto en los tarados de la suspensión, empezando con barras estabilizadoras más duras, luego un tarado de amortiguación algo más severo, etc.
    Como ves, cada pequeño cambio afecta a la dinámica de tu coche y todo ha de estar compensado. Cada detalle que cambias en la suspensión tiene un efecto que puede desequilibrar fácilmente el conjunto diseñado por el fabricante, y cualquier modificación ha de hacerse con cabeza, para que no empeore el comportamiento.
  • Adecuar el movimiento de la rueda al tamaño dentro del paso de rueda “en dinámico”. La rueda se desplaza en no dos, si no los tres ejes cuando estás conduciendo, y al moverse, en sus extremos de posición, puede acabar rozando la carrocería, o incluso algún elemento de la suspensión.
    Ni que decir que hemos de evitar que suceda cualquier roce de la rueda a toda costa para evitar un mal funcionamiento de la suspensión, las propias ruedas, o peor, provocar una rotura de alguno de estos elementos.
  • (Estética). Creo que no hace falta que entremos mucho en este tema, por ser algo que es personal, y “no nos afecta” en temas de conducción.


Tipos de separadores

Básicamente podemos reducirlos a los separadores sencillos y los de doble tornillería o centraje.

4003-MLA122049570_4488-O

  1. Separadores sencillos: Son, simplificando mucho su uso, como una “arandela grande” que colocamos entre el buje y la llanta. Estos son muy comunes y más baratos, pero tienen varios inconvenientes. El primero es que no se puede homologar su uso para calle, el segundo, que pueden producir vibraciones con más facilidad (sobre todo si no los montamos correctamente, o son de un fabricante de calidad), y por último, y más importante, con el espesor añadido, reducen la rosca que está en contacto con la tuerca que sujeta a la llanta, por lo que se recomienda usar espárragos/tornillos más largos (H&R recomienda que los tornillos sean al menos más largos que los originales, más la mitad del espesor del separador -ver imagen-), para que no afecte a la seguridad.
    Lo interesante viene ahora y este contenido es para Lector registrado y Gentleman Driver .
    Log In Regístrarse y acceder