Entendiendo el Neumático (I)

El neumático es probablemente la pieza clave de todo el sistema del automóvil. Este elemento, es el que se encarga de hacer real todo el potencial que tengamos tanto en motor, frenos, suspensión, puesta a punto y pilotaje. Tanto es así que pueden llegar a enmascarar todo el trabajo de un piloto o un equipo. Acordaros de las “guerras” de neumáticos de la F1 dónde importaba más con qué fabricante te habías “casado” que el propio rendimiento del coche. Es más, yo he pasado por la experiencia, de ver como dos neumáticos con el mismo compuesto y solo una leve alteración térmica en el proceso, es capaz de sacar 5 segundos por vuelta al que tenía el tratamiento convencional.

Por eso, es básico para cualquier piloto o conductor entender este elemento, extremadamente complejo, ya que a diferencia de componentes como los muelles, motor o frenos que tienen un rendimiento prácticamente constante durante toda su vida, el neumático es casi un ser vivo en lo que a reacciones se refiere.

Según nuestra amiga la wikipedia:

Un neumático (del griego πνευματικός, ‘relativo al pulmón’, por el aire que lleva), también denominado cubierta o llanta en algunas regiones, es una pieza toroidal de caucho que se coloca en las ruedas de diversos vehículos y máquinas. Su función principal es permitir un contacto adecuado por adherencia y fricción con el pavimento, posibilitando el arranque, el frenado y la guía.

Lo primero que tenemos que entender es cómo se fabrica, ya que esta es la clave.

proceso esquemático

El proceso es largo, pero la clave está en el “curing” (Más adelante veremos su nombre) .El compuesto principal es el caucho. Éste proviene del látex obtenido de la savia de varios árboles tropicales. Pero hasta que no se trata, no obtiene sus atributos que lo hacen tan peculiar.

Ya los antiguos Olmecas allá por el 1500ac, es decir hace 3500 años (casi nada) ya usaban el látex tratado con algunas plantas para hacer sus pelotas de hule. Pero este conocimiento no llegó a más aplicaciones tecnológicas conocidas, en incluso se perdió, y no es hasta 1839 (hace ahora 175 años) y de por un puro descuido, no se descubre un método de curado (curing) que le aporta unas características increíbles, y lo llamaron Vulcanización.

Y aquí es dónde viene la madre del cordero. El tratamiento durante la vulcanización.

La receta no es más que látex, azufre y calor.

La alteración que se consigue es que las cadenas de caucho se entrelazan usando el azufre como puente al fundirse este, de manera irreversible. La manera en la que se enlazan, se puede variar mediante el proceso térmico, que se puede hacer, o bien a mucha temperatura y bajo tiempo (ideal para una fabricación en masa y abaratar costes) o de una manera mas pausada y a menor temperatura.

Vamos a hacer una analogía para tratar de verlo un poco más claro:

1 TortillaLa cebolla puede equivaler a otros agentes acelerantes del proceso.

Lo interesante viene ahora y este contenido es para Lector registrado y Gentleman Driver .
Log In Regístrarse y acceder
Daniel García-Carpintero Lucío

About Daniel García-Carpintero Lucío

Daniel comienza su contacto con el mundo del motor trabajando a los 16 años en el mundo del karting. Durante la carrera de Ingeniería Técnica forma parte del equipo para la Ecoshell marathon. Su proyecto final de carrera es el diseño y contrucción de un buggy. Terminada este primer periodo de formación, pasa a trabajar en la F3, para posteriormente formar parte de Truck Navarra Competición, equipo participante en el Campeonato de Europa de Camiones, donde en 2011 consiguen convertirse en el primer equipo privado en ganar una carrera. En 2012 gana el campeonato Británico con Summerfield TruckSport y actualmente milita en Reinert Racing, equipo que en 2013 terminó 9º en el Campeonato de Europa, habiendo obtenido podiums. En 2015 acabó 6º en el campeonato y 3º por equipos, ganando en Hungaroring y culminando con 2 victorias en Le Mans. En 2016, ganó el Campeonato de Europa de Camiones por Equipos. En pilotos, el compañero de equipo Jochen Hahn fue 1º, y los dos pilotos que tutelaba, René Reinert y Steffi Halm, quedaron 3º y 4ª.