Diferencias en derrapaje: trasera y delantera

La semana pasada tuvimos una pregunta muy interesante en uno de nuestros artículos: ¿es más suave el derrapaje en un delantera o en un trasera? ¿Y por qué?

Vamos por partes. Es interesante para entender lo que hablaremos hoy aquí que ya hayas leído nuestros artículos de estos temas previamente para partir desde el mismo punto.

Resultado de imagen

Si eres un suscriptor habitual, nos metemos de lleno y empezamos diciendo que un coche no es más o menos crítico necesariamente porque sea delantera o trasera, esto depende de otros factores.

Una de las claves es cómo el coche recupera la tracción del eje posterior (y a resultas de esto, cómo deshacemos el giro). Es decir, la manera en que manejamos cómo el coche “retorna” desde un contravolante. Ya sabrás que esta siempre es una maniobra más rápida que como hemos hecho el contravolante al principio. Y de aquí viene la clave a la que volveremos después.

Un contravolante (y sobre todo, deshacerlo) depende mucho más de la fuerza de oposición que está encontrando el tren trasero a rotar sobre sí mismo (es decir, lo que el culo haría si no lo “frenases” con el contravolante). Esta depende de dos factores que se oponen al trompo: el contravolante y la tracción de las ruedas.

Cuanto más contravolante tienes que dar al principio, si eres capaz de “controlar” cuando el culo se escapa la primera vez y lo paras (detienes el movimiento lateral), más violento retornará (y más rápido has de estar para controlarlo). O si no, tocará acabar en trompo, en el mejor de los casos, sin consecuencias…

Resultado de imagen

Desde luego, si estando en derrapaje, acelerando por ejemplo en un trasera, que saca el culo hacia fuera (ayuda a que rote -y justo a la inversa en un delantera-), si tú das más gas, el culo va a coger más impulso de la fuerza que se opone a que rote sobre sí mismo.

Es decir, tenderá más a rotar (sobrevirar) y esto, al impedírselo con el contravolante, va a llegar un punto en que esa aceleración del sobreviraje se detiene (porque el motor no tiene fuerza para seguir derrapando, o porque levantas el pie del gas). Ahí es cuando los neumáticos traseros recuperan el agarre, y al traccionar tienes que deshacer el giro rápidamente, para no salirte por la parte exterior de la curva.

Lo interesante viene ahora y este contenido es para Gentleman Driver .
Log In Regístrarse y acceder