Cómo funciona la centralita (III): ¡Al banco!

Llegó el momento de poner tu coche a prueba. Ya has ajustado la electrónica de tu motor y quieres saber el resultado, y tal vez, afinar un poco más, para asegurar que todo lo que has ajustado está bien.

Lo primero que es aconsejable es prepararte como si fueras a ir al circuito. Un banco somete al motor a una auténtica tortura; similar a estirar el motor en marchas largas durante periodos relativamente largos. Pero en un “dyno” no dispones de la misma cantidad de refrigeración que en autovía o en el circuito. Un buen estado del circuito(s) de refrigeración y de en general los líquidos es fundamental. Un cambio de aceite y filtro es muy recomendable, para que pueda refrigerar y proteger al motor lo mejor posible.

13151880_501409500047809_184505002341548564_n

Una vez allí, se ata el coche para evitar que salga volando de los rodillos a alta velocidad, y un técnico suele ser el que “lanzará” el coche desde el puesto del conductor. Mientras, tú o tu preparador se suele sentar de copiloto, monitorizando todos los sensores de los que dispongas para que todo vaya como esperas y, si dispones de una centralita programable, hacer cambios según creas conveniente.

13116458_501569763365116_9163764859525854233_o

Lo interesante viene ahora y este contenido es para Lector registrado .
Log In Regístrarse y acceder