Cómo frenar en circuito I

Los frenos y la frenada están muy infravalorados, ya que al contrario que la potencia del motor, parece que es algo “que siempre está ahí” y ya solo cuando vemos que no podemos sacar más jugo del resto, volvemos y sacamos la típica frase “Con algo más gordo iría mejor”

Como no nos vamos a cansar de decir, no es una cuestión de qué usas si no de cómo lo usas. Y es un hecho, si quieres mejorar, hay que aprender a usar los frenos. El tipo de uso al que estamos acostumbrados, dista mucho de lo que realmente tenemos que hacer cuando estamos en un circuito.

Frenar es probablemente la acción más compleja de todo el automovilismo. Ya que sucede en un periodo de tiempo muy pequeño todo y los márgenes lo son aún menores. Si un motor tiene bichimil caballos, los frenos, tienen diez veces más caballos. Y encima el recorrido del pedal es más corto y sensible.

1475358463813034273

Bien, ¿Y para qué queremos saber usar los frenos? ¿Para parar antes? ¿Para ir más tarde? Pues no. Queremos saber frenar para ser más rápidos… en la curva.

Ahora que te he roto los esquemas, te explico la razón: todo esto de conducir se puede reducir a la idílica “linea” o la famosa trazada. Y es que es así. Es mucho más importante esta trazada que la animalada de frenada que tu crees que vas a hacer. (Para colmo, he visto muy poca gente que sepa realizar una frenada bestia)

La dificultad es que tenemos que “parar” el coche a una velocidad en concreto, en un punto en concreto. Ufff, ya son dos cosas a la vez, se va complicando el asunto.

Qué pasa si no frenamos a la velocidad correcta en el punto correcto:

  • Si nos quedamos cortos tanto de punto como de velocidad, nos quedamos vendidos a la entrada de la curva, con lo que nos tocará dejar rodar el coche hasta que lleguemos al vértice. Mal asunto. A bajas velocidades se pierde más tiempo que a altas.
  • Si nos vamos largos de alguno de los dos…si no acabamos en el sembrado, en el mejor de los casos, habremos perdido la línea, con lo que hay que aminorar la marcha, o alargar la curva, de manera que si no perdemos velocidad (cosa rara) palmaremos un montón de tiempo en la siguiente sección. (curiosamente, cuando te pasas de frenada se suele hacer récord de velocidad de ese sector)

Cómo hay que frenar bien y cómo no hay que frenar.

Lo primero es que conozcas el coche, de manera que te ruego que pierdas bastante tiempo entrenando la frenada.

Pega un primer golpe de freno. Y aquí comenzamos con las historias: tiene que ser rápido, enérgico y controlado pero no violento (aquí hay un valor a analizar que se llama agresividad inicial). Una vez que hayamos realizado este primer golpe, nuestra pierna va a ceder un poco, queramos o no. Y es en esta cesión donde tenemos que encontrar el punto en el que nos quedemos al borde del bloqueo, pero no bloqueando, y mantener esa situación el mayor tiempo posible. Según vayamos perdiendo velocidad, habrá que ir reduciendo la presión muy progresivamente.

En una gráfica se vería tal que así:

Frenada ideal

Frenada ideal

Sin embargo, la típica frenada de alguien que está de track day es tal que:

Primero dejo un tiempo muerto notable desde que dejo de acelerar hasta que llego al freno (rodando a vela). Luego hago una micropisada de seguridad personal para certificar que el pedal de freno está donde yo creo que debería estar. (Es mínima, pero se hace) A continuación voy apretando enérgicamente de menos a más. Entonces te das cuenta que hay que frenar más aún o no paras.

Cuando has llegado a este punto, el coche ha perdido mucha velocidad y estás frenando más de lo que deberías, por lo que se bloquea. Y por último, evidentemente, te has quedado corto porque como no sabes lo que va a pasar, vas con margen de seguridad. El colmo es que siempre usas el mismo punto de frenado si vas a 150 que a 170.

Y así es como se vería.

Mal vamos...

Mal vamos…

Si comparamos ambas, vemos las diferencias más obvias

frenada-comparativa

Como se aprecia, alcanzamos menos velocidad punta, el punto de frenado es incierto, hay varios cambio de intensidad, con lo que la suspensión tenderá a rebotar, frenamos más de la cuenta y antes de lo debido y hay que dejar al coche rodar un rato.

Tengo que matizar que estas gráficas se obtendrían teniendo un sensor de presión de freno, algo no usual en un coche de track day, pero de cara a mostrar el cómo es, lo considero útil.

Otro día enseñaré cómo evaluar la frenada usando el acelerómetro del teléfono o la aceleración calculada por el GPS. (esto si que lo puede tener cualquiera)

De momento no te voy a complicar más la cosa. son ejemplos muy extremos y seguro que tu estás en algún punto intermedio, así que simplemente sé consciente de esto y practica, practica, practica

Daniel García-Carpintero Lucío

About Daniel García-Carpintero Lucío

Daniel comienza su contacto con el mundo del motor trabajando a los 16 años en el mundo del karting. Durante la carrera de Ingeniería Técnica forma parte del equipo para la Ecoshell marathon. Su proyecto final de carrera es el diseño y contrucción de un buggy. Terminada este primer periodo de formación, pasa a trabajar en la F3, para posteriormente formar parte de Truck Navarra Competición, equipo participante en el Campeonato de Europa de Camiones, donde en 2011 consiguen convertirse en el primer equipo privado en ganar una carrera. En 2012 gana el campeonato Británico con Summerfield TruckSport y actualmente milita en Reinert Racing, equipo que en 2013 terminó 9º en el Campeonato de Europa, habiendo obtenido podiums. En 2015 acabó 6º en el campeonato y 3º por equipos, ganando en Hungaroring y culminando con 2 victorias en Le Mans. En 2016, ganó el Campeonato de Europa de Camiones por Equipos. En pilotos, el compañero de equipo Jochen Hahn fue 1º, y los dos pilotos que tutelaba, René Reinert y Steffi Halm, quedaron 3º y 4ª.

2 thoughts on “Cómo frenar en circuito I

  1. Ander Arribillaga

    muy interesante. he participado en dos trackdays y es cierto que la frenada es lo que más variaba de una vuelta a otra. aún así eso que comentas de pisar un poco como para saber que el pedal está ahí, y luego ya la frenada en sí, CREO que no lo hago XD. CREO que aun teniendo margen de mejora (sobre todo en la homogeneidad de las frenadas), no lo hago tan mal. eso sí, a ver si me hago con una antena GPS externa que me ayude en estos temas, que ahora va todo a ojo XD.

    tengo muchísimas ganas de leer la segunda parte.

    • Daniel García-Carpintero Lucío Daniel García-Carpintero Lucío

      Hola Ander. Lo bueno, es como mínimo has tenido que recapacitar para ver si estabas lejos o cerca de lo ideal.
      El ejemplo del artículo está pensado para el que necesite más ayuda. Como digo, en la última parte, ” son ejemplos muy extremos y seguro que tu estás en algún punto intermedio, así que simplemente sé consciente de esto y practica, practica, practica…”

Deja un comentario