Cómo adelantar a un camión

Los camiones son una parte más que esencial de nuestro día a día. Lo son tanto que ni somos conscientes de lo realmente importantes que son. No quiero imaginarme el cáos qué sería para nuestra vida cotidiana si un sólo día se parasen.

Dado que tienen la velocidad limitada a 90 kmh, inevitablemente nos vamos a encontrar con la situación de tanto en carreteras de doble sentido limitadas a 100kmh, como en autovías limitadas a 120kmh para turismos, en las que vamos a tener que adelantarlos, así que vamos a ver una serie de puntos que deberías tener en cuenta.

Pero antes de entrar en la maniobra de adelantamiento en sí, quiero darte unas pistas, para que entiendas mejor esta parte del ecosistema viario.

Camiones Autovía

  • No todos los camiones están limitados a 90kmh.
    Dependiendo de la función que van a realizar, de la mercancía que transportan, si están dentro de un programa ecológico o de la compañía propietaria de la flota, pueden imponer una velocidad máxima de 90, 87, 85 u 80 kmh independientemente de si van cargados o vacíos. Sólo con esto, ya es el perfecto caldo de cultivo para que entre ellos se tengan que adelantar ya que tienen un diferencial de velocidad, de 5kmh, por ejemplo.
  •  Pueden ir cargados o descargados.
    Esto es un punto bastante importante, ya que a igualdad de velocidad máxima, el camión cargado evidentemente, va a tener más problemas para afrontar una pendiente. Una manera de ver si el remolque lleva carga o no, es fijarse si lleva uno de los ejes en el aire. Esto no se va a dar siempre, pero es un indicador de que si lo lleva, esté vacío o lleve muy poca carga.
  •  Por regla general, se facilitan los adelantamientos y se los señalizan.
    Cuando un camión adelanta a otro, el adelantado suele bajar uno o dos kmh el crucero para que el adelantamiento sea más rápido. Una vez que le ha sobrepasado y hay una distancia de seguridad para volver al carril derecho, el conductor le da una ráfaga de luces largas indicando que puede incorporarse sin problema. El camión que ha adelantado, debería agradecer la indicación encendiendo los intermitentes, derecha, izquierda, derecha.
    Aquí hay que puntualizar, que igual que en todos sitios, hay personas más educadas que otras, y sí que nos podemos encontrar con un cenutrio, porque no tiene otro nombre, que le gusta “jugar a las carreras” igualando la velocidad del camión que le está adelantando. Afortunadamente, la relación de número de camiones totales en la carretera y personas poco educadas, es bastante baja.
    Por cierto, evita meterte en el hueco que se crea durante esta maniobra. No vas a ganar nada de tiempo y es una cárcel muy peligrosa.

Adelantamiento Autovía

  •  Circular por el carril derecho con un camión no es nada fácil.
    En algunas carreteras, por su mala ejecución en la construcción y debido a que tienen una densidad de tráfico muy alta, con tanta carga por el mismo sitio, se generan unos surcos, que lo que hacen es que el camión y el remolque “bailen” de manera que hay que estar continuamente realizando correcciones para permanecer en el carril.
  •  Son muy sensibles al viento lateral.
    Al tener tantos metros cuadrados de sección lateral, en caso de viento cruzado son auténticas velas. Esto no sólo lo tienes que tener en cuenta por la dificultad de mantenerlos en el carril, si no que en el proceso de adelantamiento, nos vamos a encontrar con zonas de presión y succión muy peligrosas. En este caso, mucho ojo a los remolques sin carga. También ojo durante el paso por viaductos o a la salida de túneles.
  •  El ancho del carril es el mismo que para un turismo.
    Y esto es como conducir continuamente por una calle estrecha de esas en la que tienes que estar pendiente de si le das a los espejos de los coches aparcados. Si un carril tiene 3 m de ancho, a un turismo, con 1.80 m de ancho, le sobran 60cm de margen por cada lado. Un camión va a disponer sólo de 25cm de margen.

Vistos estos puntos, quiero comentarte cosas que debes evitar, ya que son prácticas extremadamente peligrosas.

  •  No mirar los espejos.
    Revisa mil veces que no venga nadie por detrás antes y durante cualquier intento de adelantamiento.
  •  No te pegues demasiado.
    En caso de que frene el camión, te vas a comer una barra de hierro a la altura de tu cabeza. Lo peor es que el conductor ni se va a enterar.
  •  No te incorpores justo delante.
    Deja unos metros de seguridad, cuanto más mejor. Aunque ya de por si, meterse justo “debajo” es peligroso, con los camiones nuevos los es aún más. Esto es debido a los radares que equipan. Puedes generar confusión en el sistema y que el camión active un frenado de emergencia. (Esto me ha pasado además hace bien poco yendo dentro de uno, y no es nada agradable)
  • Tardar una eternidad en adelantar.
    Esto es una cosa muy común en autovía. Coche alcanza a un camión, y reduce la velocidad hasta quedarse casi en paralelo y adelanta lentamente para luego volver a lanzarse. Por favor evítalo siempre que puedas, procura pasar de manera uniforme, con la velocidad que lo has alcanzado. El camión puede desplazarse por viento, un bache, algo en la carretera… y tu vas a acabar debajo de sus ruedas.

Autobahn

Ya que somos conscientes de todas estas cosas, en el caso de una autovía, el proceso de adelantamiento es sencillo:
Señalizaremos el cambio de carril y lo realizaremos unos 20 o 30 metros antes de alcanzar al camión. Con esto garantizamos que el conductor nos vea por el retrovisor y esté más atento a mantener el camión estable.
Continuaremos con una velocidad constante, ya que nuestra cabeza calcula muy bien los tiempos de movimientos lineales. Esto ayudará al conductor del camión a que sepa en todo momento en qué fase del adelantamiento estamos.
Justo antes de pasar la parte de la cabina, tenemos que esperar dos golpes de viento. Esto es primero, el aire que desplaza el camión, y luego la repentina ausencia de esta presión. Esto es muy importante, porque en coches pequeños puede llegar a desestabilizarlos. (Con un Smart para cuatro de los nuevos llega a saltar el control de estabilidad)
Una vez superado el camión, esperaremos otros 15-20 metros antes de volver a incorporarnos al carril derecho.¿Cuánto son 15-20 metros? pues el equivalente a el largo de un camión o de 4 coches. Si quieres una muy buena referencia, puedes incorporarte al carril de la derecha de nuevo cuando veas el frontal del camión por el retrovisor central.
¡Fácil!

Doble sentido

Para el caso de una carretera de doble sentido, hay que tener más factores y sobre todo, conocer muy bien el coche que conducimos.
En primer lugar evitaremos pegarnos detrás, ya que además de ser muy peligroso por eliminar la distancia de seguridad, nos reducimos a nosotros mismos la visibilidad, teniendo que asomar más de la cuenta nuestro vehículo por el lateral para ver qué viene por el otro carril.

Así que lo mínimo aconsejable es distanciarse unos 15-20 metros. Ya que si de momento no podemos adelantar ¿qué ganamos con ir pegados?

Cuando se den las condiciones para poder adelantar: línea discontinua, visibilidad, no venga nadie de frente, comenzaremos a lanzar el coche por nuestro carril, indicando la maniobra y ganando velocidad, controlando también por los retrovisores que nadie haya iniciado anteriormente la maniobra también. A continuación invadiremos el carril contrario, pudiendo superar la velocidad de la vía hasta un máximo de 20kmh. (Ojo. esto es sólo válido para carreteras de doble sentido, no para autovías.)
Una vez que hayamos rebasado al camión, señalizaremos nuestro retorno al carril derecho y nos incorporaremos otros 15-20 metros delante.

Hay que pensar toda la maniobra con antelación teniendo en cuenta estas tres fases y sus espacios. Repito, no os metáis justo delante del camión. En caso de problemas, un camión NO frena tan rápido como un turismo. Estas distancias no son para circular, sino para realizar únicamente la maniobra ¡¡RESPETA LAS DISTANCIAS DE SEGURIDAD!!

Según la DGT, debemos dejar 2 segundos entre que el coche de delante pasa por un punto y nosotros llegamos al mismo.

Si estás pensado que con tu coche, que tiene mucho reprís, te sale mejor pegarte al culo del camión y pegar un acelerón para adelantar, te diré que no te salen las cuentas. Primero, en el cómputo total vas a pasar más tiempo en el carril contrario, ya que partes de una velocidad relativa respecto al camión de cero, mientras que si vienes lanzado ya estás ganando metros desde el primer momento que invades el carril opuesto. También para usar ese reprís, tendrás que acelerar a tope, tendrás probablemente bajar una marcha, (mucho ojo con esto, puede ser hasta contrapruducente, sobre todo en el caso de los diésel) superarás esos 20 kmh de margen, gastarás más gasolina, estresarás la mecánica del coche sin razón y en caso de que haya piso deslizante, por lluvia o símplemente por estar muy frío, tienes todas las papeletas para darte un buen susto, recuerda que son carreteras secundarias.

Por último, y espero que no tengas que recurrir a ello, aborta la maniobra en caso de tener la más mínima duda o si has notado que algo no va bien. Vigila mucho los retrovisores, porque en caso de que ya estemos colocados a la altura de medio camión, si tienes que abortar, que sea frenando, nunca busques terminar el adelantamiento por delante rezando que la potencia del motor te salve. También piensa en el que viene de frente. Lo que es “seguro” para tí, a lo mejor asusta al contrario y se puede generar una situación muy delicada.

Espero que algo de lo que hayas leído haya sido nuevo para tí y te animo a que pongas en práctica lo que has estado leyendo. Entre todos podemos hacer de la carretera un lugar más seguro.

PD. Repite: Un camión lo conduce un Conductor Profesional…

Daniel García-Carpintero Lucío

About Daniel García-Carpintero Lucío

Daniel comienza su contacto con el mundo del motor trabajando a los 16 años en el mundo del karting. Durante la carrera de Ingeniería Técnica forma parte del equipo para la Ecoshell marathon. Su proyecto final de carrera es el diseño y contrucción de un buggy. Terminada este primer periodo de formación, pasa a trabajar en la F3, para posteriormente formar parte de Truck Navarra Competición, equipo participante en el Campeonato de Europa de Camiones, donde en 2011 consiguen convertirse en el primer equipo privado en ganar una carrera. En 2012 gana el campeonato Británico con Summerfield TruckSport y actualmente milita en Reinert Racing, equipo que en 2013 terminó 9º en el Campeonato de Europa, habiendo obtenido podiums. En 2015 acabó 6º en el campeonato y 3º por equipos, ganando en Hungaroring y culminando con 2 victorias en Le Mans. En 2016, ganó el Campeonato de Europa de Camiones por Equipos. En pilotos, el compañero de equipo Jochen Hahn fue 1º, y los dos pilotos que tutelaba, René Reinert y Steffi Halm, quedaron 3º y 4ª.

3 thoughts on “Cómo adelantar a un camión

  1. DRAGOS CATALIN MOCANU

    Buenos días Daniel! Muy bien explicado! Un saludó y que tenga un buen día!

    • Daniel García-Carpintero Lucío Daniel García-Carpintero Lucío

      Buenos días Dragos.
      Muchas gracias e igualmente que tengas un gran día.

  2. Ander Arribillaga

    Muy necesaria esta entrada. Es muy importante conocer el coche que llevas (no sabéis la de veces que he tenido que desistir de intentar un adelantamiento por ir con un coche lento). Está claro que no es conveniente llegar al corte en un adelantamiento, aunque personalmente sí que me gusta ir con el motor “en la zona buena” por si las moscas, pero sabiendo, claro está, cuánto lo puedo estirar en caso necesario. Es como todo, ni tanto ni tan calvo.

    Algo que valoro mucho es cuando el camionero te indica con su intermitente que puedes pasarle. No conocía eso de dar a los intermitentes en secuencia derecha/izquierda/derecha para darse las gracias entre ellos. Quizá haya que empezar a hacerlo (aunque me asusta que lo malinterprete y piense que no es para darle las gracias sino porque haya algo en la carretera o le pase algo a mi coche).

    Tampoco sabía lo del radar delantero. Lo tendré en cuenta (qué pegas tiene a veces la tecnología).

Deja un comentario