Aprender a conducir para empezar a disfrutar

Si, parece un anuncio de coches, pero el hecho es, que lo que normalmente se entiende por conducir (pisar los pedales y girar el volante), no es más que el comienzo de algo muy largo y complejo.

Y como todo, lo esencial es tener una buena base y no descuidarla. Y es que la clave de ser rápido y disfrutar de una buena experiencia de conducción, es que la preocupación principal  de tu cabeza no sea el acto de pisar los pedales o girar el volante.

La verdadera experiencia de conducción comienza cuando el coche y sus reacciones, forman parte de tus actos reflejos, y toda la información relativa, pasa a tu cerebro de manera subconsciente pero no es desechada o descartada y es aprovechada.

Esto es debido a que usando el subconsciente somos capaces de manejar, procesar y dar respuesta a un mayor número de estímulos.

Esto es y debe ser así, porque la mayor concentración se alcanza de manera consciente y centrándose en una sola cosa. Y esto es muy importante, ya que pedales, velocidad, giro del volante, marchas, carretera…son más de una cosa. De manera que nunca podremos estar 100% concentrados en conducir si nos encabezonamos en enfocarlo de esta manera.

BN23456

Con un ejemplo muy sencillo de entender: Caminar. Es algo que damos por sabido, poner un pie delante de otro, manteniendo el equilibrio en los tránsitos, debidamente acompañado con los brazos y levantando las piernas cada vez de manera distinta para sortear las distintas elevaciones del terreno.

stepping-down

Imagínate que te tuvieses que concentrar en hacer esto cada vez que te mueves. Dándole la orden a cada músculo ¿Quién iba a poder mirar el paisaje o los escaparates? Y sin embargo lo hacemos, ¿Por qué? Porque todo ello discurre de manera subconsciente.

Esto se debe a que durante años nos entrenamos para que todos estos movimientos ocurran de ese modo. Lo mismo hay que hacer con la conducción. Y esto es algo que ocurre por pasos, Acuérdate de la primera vez que te sentaste a conducir, y te mirabas los pies para ver dónde los ponías, o cómo desviabas la vista de la carretera para mirar la palanca de cambios al meter las marchas.

Driving-visibility

El segundo paso ocurre cuando intentas circular y no atinas a mirar los espejos, las señales, y de hecho, sobre todo en el caso de los hombres, llegas hasta a apagar la radio para hace algo en concreto. La mayoría de los conductores, si bien avanzan, se quedan estancados en este paso una vez que se ha adquirido un buen nivel y llega el conformismo.

20090730-A-3378P-356

Porque el siguiente paso, para disfrutar, y en el caso, ser competitivo, es fijarse plenamente en lo que hay fuera, en la carretera, en el circuito y los otros oponentes. El famoso “ver más allá”. Ser conscientes de cada mancha del pavimento, los cambios de pendiente o del estado del asfalto, la suciedad… Es decir, no tener que preocuparse por uno mismo, para poder centrarte y concentrarte en el entorno, la carretera, estudiarlo y sacar el máximo provecho de la información que recibes.

Es a este estado al que pretendemos acercarte con cada uno de los artículos que escribimos.

night-owls-shouldnt-drive-morning-commute

Y ¡ojo! No confundir lo anteriormente con una conducción inconsciente, modo zombie o piloto automático. Del tipo “me levanto por la mañana, me visto, desayuno, cojo el coche y llego al trabajo….¿Espera? ¿Ya he llegado al trabajo? ¿dónde he aparcado? Ni me he enterado cómo”

Driving-at-Night-Training

Te alegrará saber, que si has llegado leyendo hasta aquí, es que algo está empezando a cambiar en tu forma de entender la conducción, porque seguramente esperabas que te diese la fórmula mágica. Pues bien, no hay fórmula mágica, y sí hay una cosa que acabas de activar: La voluntad de querer aprender. Así que ¡felicidades! Comienza a disfrutar de tu  inquietud por formarte en estos aspectos, y si quieres, te iremos acompañando en tu viaje.

Y no creas que esto que parece palabrería es una tontería. Es más importante que tu cabeza funcione bien y sepa qué hacer que tener el mejor coche.   Y si no, fíjate en Fernando Alonso y Kimi Raïkonnen o Daniel Ricciardo y Sebastian Vettel: Mismo coche, distintos resultados. Lo único que varía es la cabeza del piloto.

 ¡Entrena tu mente y empieza a disfrutar!

Daniel García-Carpintero Lucío

About Daniel García-Carpintero Lucío

Daniel comienza su contacto con el mundo del motor trabajando a los 16 años en el mundo del karting. Durante la carrera de Ingeniería Técnica forma parte del equipo para la Ecoshell marathon. Su proyecto final de carrera es el diseño y contrucción de un buggy. Terminada este primer periodo de formación, pasa a trabajar en la F3, para posteriormente formar parte de Truck Navarra Competición, equipo participante en el Campeonato de Europa de Camiones, donde en 2011 consiguen convertirse en el primer equipo privado en ganar una carrera. En 2012 gana el campeonato Británico con Summerfield TruckSport y actualmente milita en Reinert Racing, equipo que en 2013 terminó 9º en el Campeonato de Europa, habiendo obtenido podiums. En 2015 acabó 6º en el campeonato y 3º por equipos, ganando en Hungaroring y culminando con 2 victorias en Le Mans. En 2016, ganó el Campeonato de Europa de Camiones por Equipos. En pilotos, el compañero de equipo Jochen Hahn fue 1º, y los dos pilotos que tutelaba, René Reinert y Steffi Halm, quedaron 3º y 4ª.

One thought on “Aprender a conducir para empezar a disfrutar

  1. Gran artículo, me gustó mucho. Esto debería estar en la cabeza de toda persona, porque por desgracia hay gente que conduce tan mal, que ni de copilo te deja disfrutar de lo que pasa en el exterior, ni en experimentar unas sensaciones que el coche te puede dar.

Deja un comentario